Hoy nos paramos a pensar en las posibilidades que tenemos con las altas temperaturas de que nuestras varices empeoren, y debemos prestarle bastante atención a las arañas varicosas para que no crezcan en estos tiempos tan calurosos.

 

 

 

 

Tampoco puedes olvidar si tienes fisuras anales, ya que la alimentación cambia con el calor y puede que se agraven. No debes dejarlo pasar, acude a un especialista y no pasarás sufrimiento en tus vacaciones.

 

 

Por último no podemos olvidar las odiadas hemorroides, ya que el calor no favorece este tipo de patologías.

Llama ya a un especialista y pide consejo para que puedas disfrutar de unos días libres increíbles.

 

 

¡No lo dejes pasar!