Si has notado este verano que las piernas te han dolido, que las sentías hinchadas, y has visto que aparecían pequeñas venas, entonces es posible que estés ante la aparición de las primeras varices.

 

 

Las varices, como muchas otras dolencias, tienen diferentes grados. Podríamos decir que hay diferentes tipos de varices, según la gravedad. ¿Quieres saber cuáles son?

 

 

 

 

 

1. Varices de primer grado. Son las primeras que salen, muy leves y apenas visibles. Sin embargo, ya molestan y hacen que tus piernas se sientan pesadas e hinchadas. A menudo, cambiando la alimentación y haciendo algo de ejercicio puedes evitar que vayan a más o hacerlas desaparecer.

 

2. Varices de segundo grado. Estas varices son visibles y dolorosas. Una de las características es que empiezan a picar y producen prurito y edema.

 

3. Varices de tercer grado. Son más importantes ahí porque hay un cambio de coloración en la piel y el tratamiento debe ser médico (incluso quirúrgico).

 

4. Varices de cuarto grado. Conviene no llegar a este tipo de varices (poniendo solución en los anteriores grados). Estas varices provocan problemas como ulceraciones dolorosas, coágulos, infartos o embolias pulmonares.

 

 

Como ves, las varices es un tema que no debes dejar a la ligera, como tampoco otras molestias (por ejemplo las fisuras anales o las hemorroides). Contar con expertos adecuados puede ayudar a paliarlas o incluso a eliminarlas.