En el arte floral no existen reglas estrictas, pero hay maneras muy fáciles de reflejar un toque especial a cada ambiente. Sin duda, las flores artificiales, flores secas y plantas artificiales tienen una gran ventaja, y es que no necesitan mantenimiento, por lo que tampoco atraen mosquitos, y aun así la gran mayoría parecen naturales gracias a su realismo.

 

 

Por ejemplo, puedes crear un palé pintado de blanco para colocar tus plantas artificiales en macetas, o tus plantas de interior.

El color blanco junto a las plantas le darán mucha luminosidad a la estancia que decoren.

 

 

También puedes comprar flores secas, o utilizar algunas flores secas que tengas por casa, para crear cuadros con los que decorar las paredes de la cocina y el salón. Además, estos cuadros quedarán en perfecta armonía si los combinas con unos bonitos centros florales que podrás crear con rosas artificiales o incluso con ramos artificiales al completo. ¡Tu casa quedará bellísima!