Cuando tienes un bebé, afrontar con él el verano puede ser una odisea. Ya seas primeriza o tengas más hijos, el verano es una época en la que no sabes si le pones ropa de más o de menos, si es mejor que vaya desnudo o que tenga ropa.

Por este motivo, vamos a ayudarte, no solo a comprar ropa de bebé, sino también a que sepas qué ropa de bebé usar. Y no solo para bebés.

 

 

 

 

Ropa de recién nacido

 

Para los recién nacidos en verano, te recomendamos ropa ligera. No conviene que esté desnudo porque su piel es muy sensible y puede quemarse fácilmente.

 

 

Puedes probar con bodies de recién nacido o pijamas de recién nacido que suelen ser finos y no dan tanta calor como otra ropa. Eso sí, ten en cuenta el lugar donde lo pones. Una canastilla de bebé puede ayudar a transpirar al tiempo que no le da demasiado calor en ella.

 

 

Ropa de niño

 

Para los niños, hablamos de un año en adelante, apuesta por ropa muy cómoda y algo holgada. A ser posible, de algodón que transpira y al mismo tiempo recoge bien el sudor, sobre todo si tu hijo es de los que suda mucho. Un conjunto ideal serían unos pantalones cortos y camiseta de manga corta.

 

 

Ropa de niña

 

Por último, para las niñas, anímate a colocar faldas y camisetas o camisas ligeras. De ese modo, se sentirá menos agobiada. Eso sí, si ves que está mucho en el suelo, usa mejor pantalones para evitar que se enfríe demasiado.