Una de las cosas más importantes a la hora de tener relaciones sexuales (además de pasarlo bien y que haya un consentimiento mutuo) es el cuidado íntimo. La salud es lo más importante, y en estos casos la salud sexual debe ser primordial, aunque a veces se nos olvide por la tensión del momento.

 

 

 

 

Además, ¿qué hay mejor que un buen preservativo? Es decir, existen preservativos de sabores, condones que brillan en la oscuridad, otros con espermicida, estriados… ¡incluso hay preservativos para veganos!

 

Pero la salud sexual no se acaba aquí. También es necesario mantener un cuidado íntimo de la zona lavándola con esmero y jabón especial, sobre todo en caso de que te hayas hecho daño. Y si eres mujer, sabes que esto no acaba aquí. Una semana al mes necesitas compresas, tampones o copas menstruales (también llamadas copas vaginales), por lo que debes ser muy cuidadosa con tu zona íntima. A pesar de todo esto, el sexo es algo para disfrutar, así que si tienes salud sexual ¡a por ello!