Recuerdo que cuando empezó todo esto del Internet, había cosas, productos… que no te planteábas jamás comprar a través de la red, o por lo menos yo nunca pensé que pudiera comprar zapatos a través de Internet con tranquilidad, ¿no os pasaba?