¿Sabías que muchas asesoras tuppersex montan sus propias boutiques eróticas? Lo cierto es que parece que orientar a las personas en materia sexual es casi adictivo, por lo que las asesoras tupersex cada vez dan más reuniones tuppersex y algunas incluso crean una sexshop.

 

 

 

 

Como el trabajo tuppersex cada vez aumenta más (la gente ya no alberga tantos tabúes como antes), las asesoras tappersex cada día son más necesarias. No queda más que esperar a ver cómo continúa la cosa, y por mi parte, me convertiré en asesora tapersex al menos a medio tiempo, ¡para así irme de viaje estas vacaciones!

 

De ahora en adelante haré las reuniones tappersex más divertidas y amenas (para que mis clientes me recomienden a sus amigos) y llevaré con honor el título de “asesora tuppersex